¿Tienen sus empleados las competencias adecuadas para realizar el trabajo?

Competencia del personal

¿De qué hablamos cuando hablamos de «competencia»?

El apartado 7.2 de la Norma ISO 9001:2015 requiere determinar las competencias de las personas para realizar las tareas y asegurarse que sean competentes.

Pero, ¿qué entendemos por Competencias?

Competencia se aplica a quien tiene aptitud o autoridad para resolver cierto asunto, conoce cierta ciencia o materia o es experta, apta o capaz para determinada función, servicio o trabajo. (Diccionario de Maria Moliner).

Para gestionar este apartado, esencial en el área de gestión, debemos:

1. Analizar los procesos de la organización y definir los conocimientos, las habilidades y las cualidades/ funciones psicológicas que se necesitan para realizar el trabajo.

2. Definir, crear y nombrar los puestos de trabajo que realmente se necesitan.

3. Describir los puestos de trabajo detallando las tareas que se realizan y las competencias requeridas para el puesto

En las competencias consideramos: Conocimientos, habilidades, funciones psicológicas y experiencia.

Por ejemplo, para un puesto de Marinero en navegación en alta mar, requerimos: 

a) Conocimientos de navegación y del uso de larga vistas. 

b) Habilidad: facilidad y rapidez para comunicar novedades. 

c) Funciones psicológicas: tolerancia a la incertidumbre. Las funciones psicológicas no siempre se muestran en la conducta, no suelen ser visibles y se requiere del diagnóstico de un especialista.

Hay puestos que están sostenidos en funciones psicológicas muy específicas como las tareas que se resuelven en altos niveles de abstracción, tolerancia a enfrentar ambientes caóticos, sometidos a frustraciones o entornos angustiantes que requieren gran fortaleza del yo.

d) Experiencia: muchas veces, determinada cantidad de experiencia previa es un requisitos necesario para ocupar algunos puestos de trabajo.  

4. Evaluar a los postulantes con técnicas confiables que puedan dar cuenta de sus competencias. Una vez ocupado el puesto, se debe asegurar que a lo largo del tiempo la persona conserva o mejora sus competencias laborales.

5. Cuando las personas no poseen las competencias requeridas para el puesto, y es conveniente, se deben tomar acciones para que adquieran dichas competencias. (la formación es la acción más habitual, pero también lo es la tutoría o incluso la reasignación de personas son prácticas frecuentes). 

Competencia del personal

Los errores más comunes a la hora de definir las Competencias para un puesto.

  • Confundir persona con puesto de trabajo. Suelen verse Descripciones de Puesto pero no se ven evidencias de personas competentes. 
  • Copiar listados de competencias de un libro sin analizar los reales y necesarios puestos de trabajo de la empresa. 
  • Definir las competencias de trabajo en función «de lo que tengo» y no de «lo que necesito».

Espero te haya gustado este post y como siempre, los comentarios y consultas son bienvenidos. No dudes en dejar los tuyos.

Hasta la próxima!

Gonzalo Lorenzo

Autor

Consultor Independiente - Sistemas de gestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.